Receta de Halloween: pastel de calabaza

Receta de Halloween: pastel de calabaza Receta de Halloween: pastel de calabaza

Se acerca Halloween y, como no podía ser de otra forma, hoy os queremos proponer un dulce con la calabaza como protagonista. Se trata de un sencillo y rico pastel de calabaza, muy fácil de preparar, por lo que podéis aprovechar para contar con la ayuda de los más pequeños y prepararos para un Halloween terroríficamente dulce.

Ingredientes para la base:

  • 150 gramos de avena
  • 15 dátiles sin hueso
  • Un puñadito de nueces
  • Un vaso de agua

Ingredientes para el relleno:

  • 500 gramos de puré de calabaza
  • 200 gramos de nata para montar
  • 2 huevos
  • 120 gramos de azúcar moreno
  • Media cucharadita de ralladura de limón
  • Mezcla de especias: una cucharadita y media de canela, 1/2 cucharadita de clavo molido, 1/2 cucharadita de jengibre molido, 1/2 cucharadita de nuez moscada molida

Preparación:

Ponemos los dátiles deshuesados en un vaso con agua durante unos 15-20 minutos.

Pasado ese tiempo, en la procesadora o batidora disponemos los dátiles, el agua,  las nueces y la avena. Trituramos todo hasta que quede una masa pegajosa.

Otras opciones para la base son usar una lámina de hojaldre o la típica base de galleta y mantequilla.

Cubrimos un molde para tartas con papel de hornear y distribuimos la mezcla uniformemente cubriendo toda la base, apretando con las manos para que quede asentada.

Para el relleno, mezcla todos los ingredientes y procesa hasta obtener una masa homogénea. Vierte la masa sobre la base y mete en el horno precalentado. Mantener en el horno unos 45 minutos a 180º, o hasta que se empiece a dorar. Para saber si está lista, clavar una aguja en el centro. Si sale limpia, se puede sacar la tarta. Dejar enfriar ¡y ya tienes listo tu pastel de calabaza!

Si no tienes puré de calabaza, puedes hacerlo fácilmente en casa. Solo tienes que asar la calabaza, cortada a trozos. No es necesario quitarle la piel, ya que una vez asada será más fácil quitársela. Simplemente retira las pipas. Puedes asarla tanto en el horno como en el microondas. Este último es mucho más rápido. Sabrás que está bien asada cuando pinches y esté blanda. Retira el exceso de agua y ya tienes un puré de calabaza casero para tus postres. También lo puedes comer tal cual, con un poco de azúcar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *