La sandía, refrescante y llena de propiedades

La sandía, refrescante y llena de propiedades La sandía, refrescante y llena de propiedades

La sandía es una de las frutas reina del verano, y no es para menos: su dulce sabor y su alto contenido en agua hace que nos refresque en los días de calor. Pero no solo nos aporta agua, sino que la sandía, al contrario de lo que muchos puedan pensar, aporta multitud de beneficios a nuestra salud.

Como hemos comentado, la sandía contiene más de un 90% de agua, por lo que es perfecta para mantenernos hidratados y muy recomendada en dietas de adelgazamiento.

Rica en antioxidantes como el licopeno, precursor del betacaroteno, y la vitamina C, que previenen el envejecimiento y enfermedades como el cáncer de próstata; y mejoran la salud de los huesos. A su vez, el betacaroteno se transforma en vitamina A, que mantiene la buena salud de la visión.

Buena para los músculos. La L-citrulina de la sandía (más presente en la parte blanca que en la roja) hace que los músculos se recuperen mejor y más rápido después de un esfuerzo o de la práctica de deporte. Asimismo, su aporte de potasio es beneficioso para los sistemas nervioso y muscular.

Laxante, gracias a su contenido en fibra, diurética y recomendada para los que padecen de hipertensión.

Dilata los vasos sanguíneos, haciendo que mejore el flujo sanguíneo, lo que reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Además, es beneficiosa para la disfunción eréctil.

Buena para los problemas de reuma, debido a su contenido en minerales alcalinos.

Por poner un ‘pero’ a la sandía, hay que decir que no es del todo recomendable para aquellos que padecen de enfermedades inflamatorias del intestino, puesto que su contenido en hidratos puede provocar diarrea, flatulencias, etc. Asimismo, debido a su alto aporte de agua, deben tener cuidado al ingerirla los que sufren de incontinencia.

Por último, las personas alérgicas al polen pueden experimentar una leve alergia oral a la sandía, que se puede traducir en inflamación de la lengua, labios o boca o picor de garganta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *