Espárragos trigueros y sus propiedades

Espárragos trigueros y sus propiedades Espárragos trigueros y sus propiedades

Si hace poco te hablábamos sobre los diferentes tipos de espárragos, hoy nos vamos a centrar en las propiedades de los espárragos trigueros, producto de temporada, y en las diferentes formas de cocinarlo.

El gran porcentaje de agua que contienen los espárragos trigueros (más del 90%) y el bajo contenido en grasa lo convierte en un alimento perfecto para las dietas saludables y bajas en calorías, ya que solo aportan unas 18-20 kcal/100 gr.

Diurético. Ayuda a eliminar líquidos, son desintoxicantes y mantienen limpio el organismo. Aunque deberán tomarlo con moderación los que sufran de nefritis.

Bajos en sal, por lo que lo pueden tomar sin problemas los hipertensos.

Los espárragos contienen multitud de vitaminas, como la A, B, C, E y K. Además, aportan una buena cantidad de vitaminas del grupo B (B1, B1, B3 y B6).

También son antioxidantes y poseen varios minerales, como el zinc, calcio, potasio, cobre, hierro, fósforo y magnesio.

Folato, que mantiene la buena salud del corazón. Y fibra, que previene el estreñimiento.

Purinas, lo que los hace poco recomendables para aquellos que padecen de gota o altos niveles de ácido úrico.

Dicho esto, el espárrago ofrece multitud de formas de cocinarlo, ya que es un alimento muy versátil: revuelto, en porrilla, a la parrilla, en tortilla, en estofados, rehogados, etc. Aunque es cierto que al ser los espárragos trigueros de un sabor más intenso y amargo, lo más común es tomarlos en tortilla o revueltos.

Hay que cortar y lavar la parte baja, ya que puede contener arena. Para saber cuál es la parte aprovechable del espárrago, coge el tallo y dóblalo. Por donde se parta es la parte que se puede comer. El resto estará demasiado duro y es mejor desecharlo.

A la hora de elegirlos, fíjate en que sean redondeados, con tallos finos y no muy gruesos. Si no los vas a consumir nada más comprarlos es conveniente que los guardes en la nevera (un máximo de dos días), envueltos en un paño húmedo.

Para cocerlos, puedes atarlos por manojos y echarlos en agua hirviendo con un poco de sal y unas rodajas de limón. El tiempo de cocción irá de los 3 a los 7 minutos, dependiendo del grosor de los espárragos. Es conveniente no cocerlos mucho para que no pierdan firmeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *