Café del Valle, variedad para todos los gustos

Café del Valle, variedad para todos los gustos Café del Valle, variedad para todos los gustos

Visitamos el Café del Valle (C/ Virgen del Valle), una coqueta cafetería con un ambiente acogedor y una extensa carta de bebidas para satisfacer a todos los gustos.

Está regentado por los hermanos Jesús y Miguel, y la historia se remonta a varios años atrás, cuando Miguel trabajaba en una cafetería de Madrid, de la que se hizo cargo durante siete años. Tras quedarse sin trabajo habló con su hermano, arquitecto, y que por aquel entonces ya residía en Sevilla, y decidieron montar el negocio entre los dos. Jesús diseñó todo el local, mientras que Miguel aportó su experiencia en hostelería. Y así nació Café del Valle, que lleva desde 2012 funcionando.

Si hay algo que no falta es variedad. El cliente dispone de una extensa carta en la que puede encontrar infusiones (de té negro, verde, rojo, blanco y rooibos), chai latte (negro con especias, vainilla, mango, chai matcha, negro con sirope de arce, verde con especias, etc.), capuchinos y lattes aromatizados con diferentes sabores, etc.

Por otra parte están los granizados, los frappés, los zumos naturales (con base de naranja, piña o manzana), los batidos con fruta y los zumos verdes/detox, entre los que se pueden encontrar el inmune (apio, zanahoria, limón y miel), el relax (calabacín, lechuga y perejil) o el migraña (espinaca, apio, zanahoria y perejil), además de otros como el cerebral, el energético, el del cansancio, etc.

Si te apetece algo con alcohol, además de las copas de güisqui, ginebra premium o ron, puedes optar por un granizado de frutas con alcohol o por un frappé con alcohol.

Nosotros nos decidimos por un capuchino y un latte con sirope de avellana. El capuchino venía con una adecuada cantidad de crema de leche, con un toque de cacao por encima. El café tenía un sabor intenso, pero no amargo. Por su parte, el latte venía con espuma de leche, y el sirope le aportaba un toque dulce y aromático.

En cuanto a las comidas, aunque no disponen de cocina, sí sirven ensaladas, panes y montaditos, elaborados con pan casero que les traen de Masa Bambini. Los precios oscilan entre 2’5-2’8 de los montaditos, los 5’5-6’5 de las ensaladas y los 7-7’5 de los panes.

Si te apetece algo dulce, puedes probar alguna de las diferentes tartas caseras que encontrarás en el mostrador, además de las cookies y los miguelitos. Asimismo, en Café del Valle tienen opciones para intolerantes a la lactosa y celiacos, tanto en bebidas como en dulce, pues disponen de leche sin lactosa, de soja, de arroz y de almendras, así como de una tarta de chocolate sin lactosa y sin gluten, pan sin gluten e incluso cerveza sin gluten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *